Mi?rcoles, 13 de diciembre de 2006
Desmembrando el nombre
que me han dado mis manos

escribo escombros

para rellenar un ma?ana inma?atado

* * *

La noche
cierra su vientre sobre m?

envuelta en lentejuelas
disimula p?rpados abiertos

* * *

El mundo se apaga
como una multitud.
En el fondo de la niebla
se recorta,
desgastado y fr?o,
el horizonte.

* * *

El lago se contempla sin m?.
refleja transparencias
salpicadas
de verborr?gicos c?rculos
(se propagan como lib?lulas)
sobre un c?sped
demasiado quieto.


Laura Andrea Blanco

Comentarios