Martes, 12 de diciembre de 2006
LOS NI?OS QUE NO VEO
REFLEXIONES AL PASO

EN INVIERNO, DESPU?S DE LAS 6 Y MEDIA O SIETE,ES M?S DIF?CIL ENCONTRAR NI?OS JUGANDO EN LAS CALLES DE MAR DEL PLATA. CADA A?O ES MAS DIF?CIL QUE SE REPITA LA CONSTANTE DEL VERANO DE MI BARRIO, LA DISPUTA POR LA POSESI?N, HEREDADA DE UNA INMEMORIAL CASTA DE HERMANOS MAYORES Y PRIMOS LEJANOS, QUE JUGABAN HASTA LA NOCHE CON LA PELOTA PINTADA DE BLANCO.
EL OTO?O, EN SU TRAMA ESCOLAR, NOS CONFUNDE LOS RECUERDOS DE OTRAS TARDES ARDIENTES DE SOL CON LOS PRIMEROS CALEFACTORES Y LOS VAPORES DE LA ROPA SECANDO A SU CALOR SON LAS MISMAS LINEAS DIFUSAS DEL ASFALTO ARDIENTE DEL VERANO QUE SE ALEJA.

EN LAS CALLES DE ESTA CIUDADELA DE ESPA?A JUEGAN LOS SILENCIOS A SACARSE LA REMERA Y A ENSUCIARSE DE BARRO, VAN UNOS DETR?S DE OTROS, TODOS LOS MOMENTOS QUE LAS PLAYSTATION LE ROBAN A LOS ADOQUINES.

A. SERENO

Comentarios
Publicado por augustomonaco
Mi?rcoles, 13 de diciembre de 2006 | 14:08
Muy cierto, muy bien escrito: ?furor!