Lunes, 04 de diciembre de 2006
Mientras que, por tus ojos,
misteriosa llama de las alturas,
de las alturas donde el alma navega,
manantial de penas fluyas, maldito,
no cesar?n las rocas de despe?arse
en medio de la cima, all?,
donde se hace pozo el mundo
y a las ruedas
no hay tornillos que las aferren.

Comentarios
Publicado por Mister Benson
Jueves, 07 de diciembre de 2006 | 16:38
Me sorprende la oscuridad de tu escrito, algo in?dito para m?, pero sigue tu gratificante tendencia a lo
parad?jico. Si lo escribiste en un momento, sin mucho reflexi?n, te aconsejo que, cuando tengas la oportunidad, demuestres tu talla verdadera.
Publicado por el otro benson
Domingo, 10 de diciembre de 2006 | 15:50
che,que las cosas salen al salir.Hace rato deje de lado las pretensiones literarias de los buenos poetas. En mi poesia soy yo, sin m?s.En esa simpleza reside la talla, sin parasoles del siglo XIX detallados hasta el hartazgo ni tormentas que salen de las
Publicado por el mismo
Domingo, 10 de diciembre de 2006 | 15:53
sin tormentas que salen de las paginas y nos ahogan de referencias a otros tantos escritores que escriben por nosotros. cha gracia.